Noticias

MERCADO DE CARNES: “ESTAMOS SENTADOS SOBRE UN VOLCÁN EN ERUPCIÓN

“En 50 años que llevo trabajando en los mercados de la carne, nunca vi algo así”, aseguró el analista argentino Víctor Tonelli, refiriéndose a la epidemia de fiebre porcina africana que azota ya no solo a China sino a todo el sudeste asiático. 

 

Tonelli fue invitado por la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) a dar una conferencia sobre el momento actual de la ganadería.

“Estamos sentados sobre un volcán en erupción”. El principal de Víctor Tonelli & Asociados eligió esta última frase para comenzar su alocución ante un colmado salón en el hotel Hampton by Hilton, próximo al aeropuerto de Carrasco.

El analista recordó el cimbronazo que significó para el mundo de la carne vacuna la crisis de la vaca loca. Pero, sin embargo, aseguró que la situación actual es mucho más “disruptiva”.

Recordó que las estimaciones son que haya un faltante del entorno de los 15 millones de toneladas de carne en China, cuando el volumen total que se comercializa a nivel mundial es de 30 millones. Con esos números, “se empieza a tomar referencia que estamos frente a un drama de faltante de carne que por el momento es imposible de resolver” y que no es algo que afecta a China, sino que es un “drama global”.

Esta situación se da además en un contexto en el que la demanda por carne vacuna ya estaba superando a la oferta, lo que se reflejaba en una tendencia alcista en los precios del producto durante la primera parte de la década.

Esta situación es de una dimensión que hace cambiar los paradigmas en los cuales se basaba el negocio de exportación de carne vacuna de la región. “Nos preparamos durante años para ser los proveedores de París, ahora los ojos son rasgados y la carne va para otro lado”, expresó, aludiendo a las tremendas dimensiones de la demanda china.

Fue más allá, máxime siendo argentino, al decir que “es probable que dentro de un año la cuota Hilton deje de ser importante. Y no existirán más las exigencias y restricciones impuestas por los europeos”. En el mismo sentido, dijo que “Israel pasó de ser un negocio a ser un problema” y que “en la próxima tanda de negociaciones, o pagan bastante más o no se les va a vender”.

Sostuvo que “hay que dejar de mirar el retrovisor, hay que mirar para adelante porque la velocidad del cambio es explosiva”.

Tonelli se detuvo también en los riesgos de la actual coyuntura. Aseguró que Argentina no está preparada para la actual coyuntura. Por ejemplo, no tiene la capacidad de congelado necesaria para satisfacer la demanda china.

Otro de los desafíos son las nuevas demandas de los consumidores. “En Argentina no estamos tomando medidas para enfrentar las demandas que se vienen. ¿Estamos haciendo algo para llegarle a los centennials?”, se preguntó el analista. ¿De qué forma se enfrenta la postura políticamente correcta de las hamburguesas hechas con vegetales? Para Tonelli, en este sentido al sector le queda todo por hacer.

FUENTE: Agrotemario

AFIRMAN QUE LA GANADERÍA PASTORIL NEUTRALIZA LAS EMISIÓN DE TODO EL SECTOR AGROINDUSTRIAL ARGENTINO

AFIRMAN QUE LA GANADERÍA PASTORIL NEUTRALIZA LAS EMISIÓN DE TODO EL SECTOR AGROINDUSTRIAL ARGENTINO

Eduardo Serantes, Coordinador de GPS Argentina dialogó con Infocampo en el marco del congreso Maizar y señaló que, la ganadería argentina es carbono positiva y tiene la capacidad de neutralizar las emisiones de todo el sector agroindustrial.

 

La radicalización en las ideas muchas veces genera una grieta que divide a las sociedades. La ganadería no está exenta de este fenómeno y, entre otros temas, se le cuestiona el balance de carbono.

Unos señalan que los bovinos emiten más gases de los que secuestran y otros aseguran que la producción ganadera, sobre pasturas o pastizales, presenta una absorción neta de estos gases. 

Para ahondar sobre la problemática Infocampo dialogó con Eduardo Serantes, Coordinador de GPS Argentina quien señaló su punto de vista sobre este tema. “Estamos bien, o estamos mal, según del lado que se lo mire” dijo Serantes. Sin embargo, el especialista afirmó que la producción ganadera sobre recursos forrajeros “permite neutralizar las emisiones de todo el sector agroindustrial argentino”. 

“Por un lado tenes la vaca que cuando rumia emite gases, oxido nitros y metano, que son gases de efecto invernadero, muy contaminantes para el medio ambiente” explicó el especialista, al tiempo que manifestó que  “hay todo un desarrollo de que tener ganadería provoca un mal para el medio ambiente y eso para nuestro país es bastante perjudicial. Pero por otro lado, nuestro sistema ganadero tiene gran parte de su producción en campos naturales y pasturas, que hacen el proceso inverso, captan carbono en la parte aérea y en las raíces” afirmó.

“Hay un trabajo de Ernesto Vigilizo, con 700 casos de distintos lugares del mundo, donde demuestra que en la mayoría de los casos estudiados, las pasturas y los pastos naturales secuestran carbono” dijo Serantes. 

El especialista señaló que una de las problemáticas que enfrenta el país para poder terminar con la grieta y demostrar que la ganadería contribuye a un balance positivo del carbono, es la ausencia de mediciones del secuestro que realizan los pastizales.

“Si en la argentina midiéramos todo el secuestro de carbono de las pasturas y los pastos naturales, tendríamos un balance positivo” aseguró.  “Es mucho más lo que capturamos en nuestras pasturas que lo que emite el ganado. El balance es ampliamente positivo y permite neutralizar todas las emisiones de todo el sector agroindustrial argentino” aseveró Serantes. 

El coordinador de GPS subrayó que uno de los desafíos para el país es “demostrarlo científicamente”. “Desde GPS estamos haciendo un trabajo público privado. Estamos trabajando con las carteras de Ambiente, Agroindustria, INTA, AACREA y Sociedad Rural. Todos juntos hicimios un equipo para ver que cosas priorizamos por hacer” señaló. 

“Hemos definido que tenemos que tener un acuerdo, de todo el sector de investigaciones argentinas, para que produzcan trabajos de mediciones con respecto a esto y presentarlo en distintas revistas internacionales para que empice a tener peso”  indicó Serantes.  

El especialista conisderó que “la ganadería argentina tiene un futuro muy importante. No tanto por el consumo interno, sino por las exportaciones”. “Tenemos que certificar los procesos, estamos conversando para empezar a hacer certificaciones de carbono neutro” aseguró el Coordinador de GPS y concluyó “La ganadería todavía tiene que hacer un avance técnico importante. Sin embargo, hoy somos productores sustentables”

FUENTE: Infocampo

EN UNA REUNIÓN DONDE SE ESQUIVARON LOS CONFLICTOS, MACRI HABLÓ DE “LAS DOS P” DEL NEGOCIO DE LA CARNE

EN UNA REUNIÓN DONDE SE ESQUIVARON LOS CONFLICTOS, MACRI HABLÓ DE “LAS DOS P” DEL NEGOCIO DE LA CARNE

Novena reunión de la Mesa de las Carnes, conformada por 35 entidades de la cadena, con el presidente Mauricio Macri. Falta una reunión para la decena, y es entonces que se podría esperar que a esta altura haya progresos y no se esquiven los temas ríspidos. Pero eso jamás sucedió, se esquivaron. No se habló demasiado de nada que pudiera hacer ruido y todas las definiciones conflictivas quedaron para más adelante.

 

De la promesas del Gobierno para eliminar el oprobioso régimen de protección a la industria curtidora (a partir de depreciar los precios de los cueros para ganaderos y frigoríficos), se habló bastante.

Pero en vez de contar por qué no se había cumplido con la promesa oficial realizada un año atrás, Macri se dedicó a preguntar en qué había quedado la cosa y a lamentarse por la demora en solucionar el asunto.

De los amagues oficiales por encarar para 2020 una conversión radical del sistema de comercialización de carnes en el mercado doméstico, para pasar de la media res a una venta por cuartos, ni siquiera se habló. Se omitió por completo el asunto.

De la postergación de facto de la entrada en vigencia del Remito Electrónico de Carnes (REC) impuesto por la AFIP, y que debía comenzar a funcionar en noviembre pasado, tampoco se dijo casi nada.

Solo se mencionó una prórroga acordada hasta el 1° de julio , pues es un hecho que funcionarios, matarifes y frigoríficos fumaron la pipa de la paz la semana pasada, y que también comenzaron a discutir una fórmula para no cargar las tintas sobe los mayoristas de la carne y comenzar a controlar a los minoristas, las carnicerías. De eso se hablará en vacaciones de invierno.

En este escenario donde los temas conflictivos quedaron de lado, la charla fue apacible en la Mesa de las Carnes. Macri se dedicó a preguntar mucho sobre casi todos los temas. Y anotaba.

Se destacó en este contexto la charla sobre las posibilidades de la Argentina ante la crisis de la Peste Porcina Africana, desatada en China, y que obligaría al sacrificio de cientos de miles de cerdos de ese país. China entrará en jaque, dicen los especialistas. Y la Argentina podría sacar provecho comercial de esa situación.

Un comunicado de la Mesa de las Carnes explicó de qué se habló en esta materia: “Se destacó la gran oportunidad que se significa para nuestro país la creciente demanda internacional de sus carnes. En particular, se recalcaron las nuevas oportunidades que ha generado la brutal caída de la producción mundial de carne porcina, generada a raíz de la enfermedad africana de los cerdos”, indicó el comunicado.

Luego formuló una serie de intenciones:

Que “se puso énfasis en la importancia de encontrar mecanismos para estimular el crecimiento de la producción, a partir de la generación de más terneros, como el mayor peso de los animales a faena o la adecuación de la industria en temas de frío, entre otros”.

Que “se acordó avanzar en el ajuste de resultado por tenencia, lo que genera un costo muy significativo en los sistemas productivos, particularmente, en la retención de animales para su faena a mayor peso”.

Que “se acordó fortalecer el equipo técnico del SENASA, para poder crecer en la habilitación de nuevas plantas para exportación, y avanzar en el estándar sanitario básico”.

En estos entremeses, Macri apareció preguntando muchas cosas y atento a muchos detalles. Pero en un momento, dijeron las fuentes, se puso serio y habló de “las dos P”.

Una de estas P es la Peste.

Víctor Tonelli, coordinador técnico de la Mesa, habló de ello y puso cifras. Dijo que a China le van a faltar por esto de la crisis porcina unos 15 millones de toneladas de carnes para cubrir sus propios requerimientos de proteína animal. El problema es que el mercado internacional es de apenas 30 millones de toneladas, solo el doble de lo que falta. Todo preanuncia, leyes del mercado, que la oferta quedaría chica frente a tanta demanda. Argentina tiene todas las de ganar.

Entonces Macri habló de la segunda P, la de los Precios.

Fue claro el presidente en alentar a los empresarios a exportar lo mejor de lo que se produce a los mejores precios posibles, para aprovechar el contexto. Pero también fue muy claro en que esta corriente exportadora no debería afectar el suministro de cortes bovinos populares al mercado doméstico, y mucho menos en un año electoral.

Que no falte el asado, el vacío y el matambre a precios accesibles para los argentinos. Eso fue lo que pidió Macri

FUENTE: Bichos de Campo